Belén Maviglia – la viajera imparable

Regresar

Belén Maviglia es una referencia para mi en lo que concierne a los viajes y a la vida. Inquieta y eternamente insatisfecha, esta psicóloga italiana no se conforma con una vida banal ni con la aburrida rutina del día a día. Es de esas personas que aún no ha hecho un viaje y ya está programando el siguiente. Y nunca he conocido a nadie que supiera sacar tanto jugo al calendario laboral y a los escasos días de vacaciones que tienes cuando eres asalariado… Belén necesita motivaciones y objetivos claros a largo plazo. Y la misma filosofia la aplica a su vida profesional.

Por imposiciones ajenas a su voluntad esta joven milanesa tuvo que distanciarse algunos años de su gran pasión, la psicologia, y se ha dedicado al voraz trabajo del Community Manager en distintas empresas del sector turístico. Y así nos hemos conocido: en el departamento de Social Media & Content de una multinacional del sector de los viajes. A lo largo de 3 años hemos compartido muchas horas de trabajo, cuantiosas pausas de almuerzo, pero principalmente largas conversaciones sobre viajes y anúncios con jugosas ofertas de vuelos… ¡Siempre estábamos alerta para conseguir los mejores precios! Los síntomas de la adicción empezabam a manifestarse…

Belén Maviglia

Belén Maviglia – la viajera imparable

¿Pero creen que durante este tiempo Belén se ha rendido y dejó aparte su vocación? No. Paralelamente, se siguió especializando en su área de formación y colaborando con distintos proyectos sociales como voluntaria. Y viajando. Viajando mucho. Por que las personas son lo suyo. Y los viajes son imprescindibles para indagar sobre el ser humano y para entender su esencia…

Cogió su primer avión con tan solo 8 meses. Y ya no pararía. Hoy acumula los sellos de 26 países en el pasaporte y muchísimas histórias para contar. Es una enamorada del Oriente Medio y acaba de regresar de un viaje distinto, interior, para aprender meditación Vipassana. ¿Curioso por saber más sobre esta psicóloga-viajera imparable? Lee la entrevista completa:

¿Qué lugar ocupan los viajes en tu vida?

Cogí mi primer avión con 8 meses dando la lata al vecino de asiento de mis padres que terminó ofreciéndose a calmarme él mismo con tal de que parara. Viajé bastante con mis padres y la verdad es que nunca he parado del todo. Los viajes representan algo muy importante y siempre han estado bastante presentes en mi vida, me permiten salir de la rutina, ver otros rincones del mundo y hacerme una idea (lamentablemente, a menudo sólo superficial) de los valores de otras culturas y de cómo ven el mundo las personas de otros países. Creo que es uno de los pocos caprichos que me doy y por los cuales considero el gasto como una inversión.

Por supuesto me gustaría viajar más y con más calma y se me queda corto tener un número limitado de días al año para coger vacaciones y poderme quedar como mucho un par de semanas en lugares que merecerían mucho más tiempo de visita. Ojalá pueda llegar a ser una viajera y no solo una turista, en el futuro!

¿Y que valoras más en los viajes? Las personas que conoces, los lugares que visitas, la gastronomía, los momentos sin hacer absolutamente nada…

Sin duda lo que valoro más en un viaje es poder pasar un rato con los locales, por eso intento hacer viajes sola donde a través de Couchsurfing conozco personas que a parte de alojarme me introducen en su día a día y en la historia de su país. Me gusta que me recomienden lugares que visitar y platos que probar en sus restaurantes favoritos, si se unen a mi, genial! Si no, visitar sola un destino también me encanta! Creo que los viajes que más me han emocionado han sido los que he hecho sola (Polonia, Hungría e Israel).

Belen en Jerusalen

Con Michal, una de mis hosts en Jerusalén, que me llevò a dar una vuelta por la ciudad en bici, el único medio de transporte que se puede utilizar durante el día de Yom Kippur, incluso en autopistas!

Belen en Varsovia

Probando la mejor vodka de limón con Ewelina, mi primera host en absoluto, en Varsovia, y con la que mantengo el contacto

¿Como eliges normalmente tus destinos de vacaciones? ¿Que factores tienes en cuenta?

Si se trata de un viaje con mi amiga, mi “Travel Buddy” Federica desde hace años, buscamos un destino que nos llame la atención a ambas o que hace tiempo que queremos visitar porque nos quedamos fascinadas por fotos del lugar o por los cuentos de quién ya ha estado. Solemos escoger destinos que tengan playa para dedicar algunos días al relax y al sol. Con Federica he estado en Turquía, Jordania, Indonesia, Tailandia, México, Singapur y aún llevamos en el corazón y en los mejores recuerdos nuestro primer “Gran Viaje” a Nueva York. Mi pareja es más de montaña y de lugares poco urbanitas así que siempre hemos intentado buscar un equilibrio, visitamos juntos Canadá, Madeira, Marruecos y hacemos escapadas por ciudades europeas aunque ya hallamos estado anteriormente.

Cuando se trata de escoger un destino para viajar sola me dejo llevar por la barriga. Escogí algunas ciudades de Polonia y Budapest la primera vez, me llamaba la atención esta zona de Europa tan poco mainstream aunque no tuviese grandes expectativas, quedé encantada. Otra ciudad que llevaba tiempo queriendo visitar era Jerusalén, por esto organicé un viaje en solitario de 6 días por Israel. Tenía expectativas muy altas y aún asì no me defraudó! Además tuve la suerte de visitar Jerusalén durante la celebración judía del Yom Kippur y esto dió al viaje un toque espiritual sin igual!

Muro del Llanto, Jerusalén

El Muro de las lamentaciones, en Jerusalén, en el momento es que se celebra el fin del ayuno de Yom Kippur

¿Cual fue el viaje que más te ha gustado y por qué?

Que difícil me lo pones! Creo que las “primeras veces” son las que se remueven más emociones y con el tiempo se recuerdan como mejores e inigualables. Así que te diría: Nueva York por ser mi primer viaje intercontinental, Indonesia fue donde dí mis primeros pasos por Asia y me gustó más que Tailandia, por ejemplo. Turquía y Jordania me hicieron descubrir el Medio Oriente que me sigue fascinando. Jerusalén me acercó a la cultura judía y me hizo ver de cerca los contrastes con la árabe, otra experiencia increíble y más en contacto con la gente del lugar.

Belen en Nueva York

Federica, Giusy y yo en Nueva York, durante nuestro primer “Gran Viaje”

Petra, Jordania

Federica y yo en el Petra, delante del monasterio Al-Deir.

¿Cual fue el lugar que más te ha decepcionado?

Las Cataratas del Niágara. Sabía que me iban a defraudar, ya me habían avisado… de hecho hasta el último momento estuvimos en duda si ir o no, pero como ya estábamos por Toronto era una pena no aprovechar y verlas. El espectáculo natural en sí es impresionante (aunque estoy segura que hay cascadas mucho más impresionantes) pero lo que no recomiendo es hacer el tour en barco para ver de cerca la masa de agua caer. Me sentí un poco un “borrego” en fila con centenares de personas todos con ponchos rojos y los tiempos bien marcados para sacar el máximo provecho de todos los turistas. Creo que verlas de lejos y acercarse al borde de la barandilla para ver el punto exacto donde empieza la caída es más que suficiente.

Niagara Falls

El punto en que el agua empieza a caer, en las Niagara Falls.

¿Cual fue el lugar que más te ha sorprendido positivamente hasta el momento?

Me encantó el viaje a Turquía. Visitamos Estambul y la Capadocia y fue mi primer contacto con Oriente Medio. Tengo recuerdos muy bonitos de aquel viaje y me encantaría poder volver pronto a Estambul, una ciudad increíble, a pocas horas de vuelo de Barcelona y tan diferente de las típicas capitales europeas para un fin de semana. Si se visita Capadocia no se puede no ir a Pamukkale y Goreme, donde se puede ver el amanecer desde el típico globo.

Goreme, Cappadocia

Federica y yo en Goreme, Cappadocia.

El destino que no recomiendas a nadie… ¿Por qué?

No me gusta hacer mala publicidad de un destino porque estoy convencida que, como todo en la vida, cada viaje es muy subjetivo y lo que le encanta a uno puede desagradar a otro. Personalmente no me llevé una gran experiencia en Fez, en Marruecos. Puede que el choque cultural fuera extremo para mi y vi demasiado interés por parte de los locales en venderme servicios de una forma muy insistente. La ciudad en sí no ofrece mucho, a parte su laberíntica medina con las curtidoras de cuero al aire libre. Aprovechamos para ir a Chefchaouen y ver el famoso pueblito azul y esta excursión, con un conductor local con el que pudimos charlar, hizo que en general el viaje no estuviera tan mal. Tuvimos que lidiar con un overbooking en el Riad y con un vuelo donde una pasajera se encontró mal asustando toda la tripulación y los pasajeros… Vamos, que se nos cruzaron un poco de cosas y esto contribuyó a que la sensación general no fuera de las mejores. Conozco a mucha gente que ha quedado encantada con Marruecos, pero eso sí, no es un destino en que me sentiría completamente tranquila viajando sola.

¿A que lugar volverías siempre?

Me encantan un par de ciudades europeas en las que he estado muchas veces y no me canso de volver a visitar: se trata de Sevilla y de Nápoles, ciudades sureñas con un espíritu y una calidez similar donde es fácil sentirse como en casa. En Nápoles de hecho tengo varios amigos que contribuyen a hacer cada visita más familiar y me llevan a descubrir nuevos rincones de la ciudad explicándome su historia, sus tradiciones y anécdotas que mezclan sagrado y profano.

Un año conseguí realizar el sueño de ver en directo y casi en primera fila el “Miracolo di San Gennaro”, cuando el obispo de la ciudad saca de una urna una ampolla donde se cree que se conserve la sangre del Santo y si se derrite se considera que el milagro se ha realizado y que el año no tendrá desgracias. Con una amiga napolitana (que nunca había visto este ritual en directo a pesar de vivir en Nápoles de toda la vida) madrugamos para coger un taxi y poder estar en el Duomo a primera hora de la mañana. Vivir de cerca junto a los napolitanos este momento fue algo que recuerdo con mucho cariño.

Tu medio de transporte favorito…

Me gusta viajar en avión y no me pesan los trayectos largos si la aerolínea ofrece el típico “entertainment” que hoy en día casi todas proporcionan. Lo paso un poco peor en barco, sobretodo si el mar está revuelto… ¡Aunque no renunciaría a un viaje por eso!

¿Como organizas tu maleta? ¿Con cuanta antelación?

Si voy a viajar una semana o un mes mi maleta suele ser básicamente la misma. Como no soy para nada “fashion victim” priorizo la comodidad y tener una prenda para cada tipo de clima (mis amigas se ríen de mí porque nunca olvido la chupa de cuero, aunque sea agosto y esté en Singapur con un calor húmedo inaguantable! Nunca me he arrepentido de llevarla… sobretodo cuando entras en centros comerciales con el aire acondicionado a tope!). La preparo un par de días antes de irme, para tener justo un día de tiempo para recopilar algo que me doy cuenta que falta.

¿Que llevas siempre? ¿Cual es ese objeto imprescindible?

En mi maleta nunca falta el cargador universal para conectarme a enchufes en cualquier lugar del mundo. Si sé que iremos a alguna playa también me traigo unos escarpines para caminar en rocas, corales, superficies poco lisas… son horribles y de un rojo chillón, me arrepiento siempre no habérmelos quitado después de que hayan sacan una foto en la playa pero los compré hace más de 10 años en Croacia y les tengo cariño!

Belen en Jordania

El guia que nos acompañó en el canyoning del Wadi Mujib, en Jordania. Y mis inseparables zapatines rojos.

¿Preparas con antelación tus viajes o prefieres improvisar?

Suelo prepararme bastante un viaje, me gusta comprar con antelación el billete de avión e incluso reservar el alojamiento online. Sé que probablemente lo pague más pero me garantiza no tener que perder tiempo buscándolo en el destino. Admito que mi amiga Travel Buddy es mucho más organizada que yo y le encanta investigar y preparar la ruta en el destinom, así que ella suele ocuparse de esto y yo de buscar los hoteles. Por supuesto cuando viajo sola me organizo todo sola con tiempo para asegurarme de ver todo lo que me interesa visitar.

El episodio más divertido de tus viajes. Y ese momento en que has pasado un poco de miedo…

Hago una premisa: he intentado viajar con mochila pero no es lo mio… terminaba con la espalda hecha polvo y como soy bajita en la mochila adaptada a mí, no cabe mucho! Así que vaya donde vaya yo no abandono mi fiel trolley, el mismo desde hace años! Uno de los episodios más divertidos fue coger barquitos en Indonesia y Tailandia y tener que desembarcar con la marea baja llevando el trolley literalmente en la cabeza y caminando con el agua hasta las rodillas… todo un espectáculo! Yo y mi amiga parecíamos las únicas sin mochila en todo el país!

Otro episodio que recuerdo como uno de los mejores en Indonesia fue cuando nuestro guía nos invitó a la boda de su mejor amigo. Las celebraciones fueron espectaculares y muy en contraste con la humildad del barrio en que se realizaba y todo el mundo nos trató como si fuéramos las invitadas de honor, muy orgullosos de poder presumir de dos europeas festejando con ellos! Fue muy emotivo y para mi un privilegio presenciar ese ritual!

boda en Indonésia

Una tipica boda en Indonesia

En cambio pasé un poco de miedo en México, de camino al aeropuerto para volver a Europa. Iba con 4 amigos en un coche alquilado y nos paró la policía, probablemente reconociéndonos como turistas. El agente nos pidió la típica “mordida” amenazando que como no llevábamos cinturón en los asientos traseros podía montarnos un buen lío y hacernos perder el avión de regreso. Me asusté porque no nos quedaban muchos pesos y no había cajeros automáticos por la zona… Por suerte nos apañamos pagando con lo que nos quedaba, unos 12€ en total… Pero sí, son situaciones poco agradables y que te hacen reflexionar lo duro que tiene que ser vivir sin poder confiar en alguién que se supone debería guardar la seguridad de la ciudadanía.

¿Que recuerdos traes normalmente de tus viajes? ¿Haces fotos, compras el típico souvenir, buscas algún articulo poco habitual?

¿Fotos? Las justas y con el móvil… un día me arrepentiré, puede ser! Pero conservo los mejores momentos en la memoria. No suelo comprar muchas cosas en mis viajes, la maleta vuelve pesando como a la ida! Lo que no olvido nunca comprar es un imán del destino para mis padres, una tradición que empecé de adolescente y que nos hace gracia seguir adelante. Recuerdo que un día un señor al que le compré un llamativo imán con forma de langosta, en Boston, me hizo notar que esta colección que iba haciendo crecer en la nevera de mi madre un día será mia. Algo un tanto agridulce pero cierto!

¿Cual es el viaje que te falta hacer?

Llevo tiempo dándole vueltas a India. Me atrae y me asusta a la vez. Normalmente cuando me pasa algo así siempre termino yendo, así que probablemente será cuestión de años y organizaré también este viaje. Me fascina la espiritualidad y el enorme contraste con nuestra cultura, solo pienso en el Rajastán aunque sé que hay zonas como el “pequeño Tibet” (en la frontera con China y Paquistán) que tienen que ser increíbles. Asia me ha encantado y seguramente volvería aunque me queda pendiente Sudamérica, ya que no bajé de México. Vamos, que si fuera por mi la “bucket list” sería infinita!

Cuestionario Express:

¿Hostal o Hotel? – La verdad que para mi el “Top” es el couchsurfing. Requiere un gran espíritu de adaptación pero he tenido siempre experiencias personales inolvidables.

¿Sola o acompañada? – Cada viaje es único, vaya sola o acompañada. Me gusta viajar de todas las formas, siempre que haya suficiente confianza con mi compañero de viaje como para no tener sorpresas! Las veces que he viajado sola he podido integrarme más en la cultura local y eso ha sido el puntazo de esos viajes.

¿Mochila o trolley? – Trolley sin lugar a duda! Se inventó la rueda para algo no? ¡Usemoslaaaa! :)

¿Playa o Montaña? – Soy mas de playa! Es verdad que los paisajes de montaña pueden ser espectaculares pero, por mi espíritu perezoso cuando se trata de hacer esfuerzo físico… me da bastante palo pasarme horas y horas caminando (ni os cuento cuando se trata, además, de ir subiendo).

¿Ciudad o campo? – Ciudad, soy urbanita, ¡lo confieso!

¿Excursión organizada o viajar por libre? – Ambos tienen sus pros y sus contras aunque con el paso del tiempo me estoy haciendo reacia a los packs para turistas, por muy cómodos que sean. Lo ideal es tener tiempo para investigar e ir por libre, aunque los guías turísticos con su sabiduría histórica y por las anécdotas que cuentan me fascinan y los recuerdo aunque pasen muchos años.

¿Viajera o Turista? – Me gustaría considerarme una viajera, pero sé que la gran mayoría de veces he sido y soy una turista más…

Un plato: Recuerdo que después de una excursión haciendo canyoning en el Wadi Mujib, en Jordania, los señores de la taquilla me invitaron, a mi y a mi amiga a un estofado de verduras con pan típico. Lo comimos con ellos, con las manos y sentadas por el suelo. Lo recuerdo como exquisito!

Wadi Mujib, en Jordania

Federica y yo hechas polvo después del canyoning y comiendo por el suelo, y con las manos, lo que nos ofrecieron los locales, en Wadi Mujib, en Jordania.

Un libro de viajes: El primero que se me ocurre es La Ciudad de la Alegría de Dominique Lapierre, un libro bastante duro que explica cómo se vive en los slum (barrios de chabolas) de India.

Una película de viajes: Me gusta cualquier película que me enseñe costumbres locales, mejor si son de culturas muy diferentes a la europea (hace poco vi “Sand Storm”, una historia de beduinos de Israel) y también me gustan las películas rodadas en Nueva York para ver si reconozco lugares donde he estado. Ah, y estuve en el Tesoro de Petra, en Jordania, donde se rodó un clásico de mi infancia: ¡Indiana Jones!

Un olor: Los mercados de especias de Turquía o Jordania o el fuerte olor de incienso en los templos tailandeses. Entre los menos agradables”: los supermercados en los barrios chinos de ciudades como Nueva York o Toronto, las curtidoras de cuero en Fez (y eso que las visité en Diciembre… con el calor tiene que ser infernal, de hecho te dan unas hojas de menta para soportarlo, aunque las mires desde lejos).

Especias de Estambul

Colores (y olores) del bazar de las especias de Estambul

Una imagen (que no podrás olvidar nunca): En Indonesia nos llevaron a ver un cementerio peculiar, de una tribu local, los Trunyan. Se accede por barco ya que se encuentra en las orillas del lago Batur. Allí pueden “enterrar” solo 11 cuerpos a la vez y esperar que la carne de cada uno se desgaste del todo a la intemperie, antes de poder apartar los huesos y poner otro cadáver. No los entierran sino que más bien los cubren con unas ramas y alguna de sus pertenencias más simbólicas. Fue la primera y única vez que vi la muerte tan de cerca. El guia que nos llevó me llegó a poner una calavera en la mano, vivía mil emociones a la vez: impresión, sensación de no estar respetando las reliquias de alguien que un dia fue una persona y a la vez la evidencia que para ellos no era nada raro tocar estos huesos, que el respeto que le tenía yo era más bien propio de mi cultura.

Cementerio en Indonesia

Aguantando una calavera en este peculiar cementerio en Indonesia

Otra imagen que recuerdo de este viaje fue la puesta del sol de una playa de Lombok, se llama Selong Belanak y no puedo olvidar los colores, el perfil de las montañas y el lento pasear de unos bueyes de agua que caminaban a lo largo de la orilla. Inolvidable!

Playa de Selong Belanak, en Indonesia

La playa de Selong Belanak, en Indonesia, al terminar el dia.

Un objeto (que hayas traído de un viaje y que tenga un significado especial): La verdad es que nunca lleno la maleta de souvenirs, creo que el objeto que sigo usando más a menudo es un pareo indonesio (muy probablemente “made en China”) para cuando voy a la playa!

Una persona que te haya inspirado: Admiro las personas que consiguen vivir de los viajes. Desde hace un tiempo sigo a Elisabetta de Too Happy to Be Homesick que dejó un trabajo seguro como profesora en Italia para dedicarse a viajar, hacer voluntariados y buscarse la vida viviendo el momento. De hecho su blog de Travel Blogger se fue poco a poco transformando en un espacio donde anima a la gente a dar el paso hacia el cambio que cada uno considere necesario. Es una mujer que cuenta de una forma muy cercana y humana su vida, los momentos de dificultad y los recursos que tiene (como el yoga y la meditación) animando a seguir el corazón cuando uno se topa con elecciones difíciles.

Tu próximo destino: Un retiro para aprender la meditación Vipassana. 11 días aislada del mundo y sin móvil, ni libros ni nada de nada… Esta vez será un viaje al interior mas bién que una visita en búsqueda de estímulos exóticos… Estoy muy ilusionada y asustada a la vez! 😉

Nr. de países visitados: 26 and counting, aunque a medida que me hago mayor aprecio más la calidad de un viaje y no la cantidad de países visitados.

Impresiones & Sentimientos: Los viajes representan algo muy importante y siempre han estado bastante presentes en mi vida. Me permiten salir de la rutina, ver otros rincones del mundo y hacerme una idea (lamentablemente, a menudo sólo superficial) de los valores de otras culturas y de cómo ven el mundo las personas de otros países.

Comentar este artículo


Haz click en el formulário para bajar