02
ago-2017

Descubriendo Skopje en 24 horas

Macedonia   /   Etiquetas:

Ciudad de nacimiento de la Madre Teresa de Calcuta y capital del país liderado por Alejandro Magno muchos siglos antes de convertirse en la República de Macedonia, Skopje es una capital sorprendente. Comenzando por su historia de luchas y ocupaciones varias, que dejaron huellas en su organización y aspecto actual. Pero también por la fuerza y energía que transmite a quien la visita.

Skopje, Macedonia

Ubicada junto a las márgenes del río Vardar, Skopje está en pleno centro de la Península Balcánica, a medio camino entre Belgrado y Atenas, como parte de la ruta que une el norte y el sur de los Balcanes. Actualmente con cerca de 670.000 habitantes, es un reflejo del pasado convulso del país. Y basta ver cuántas veces ha cambiado de nombre. Pasó de ser Escupi, durante el período romano, a llamarse Üsküb o Üsküp, con la llegada del dominio Turco-Otomano.

A principios del siglo XX el imperio otomano entraría en declive y la ciudad pasó a ser controlada por los serbios, convirtiéndose en parte del Reino de Yugoslavia en 1918. Y aquí comenzaba un nuevo conflicto de intereses entre países vecinos, que culminó con la transferencia de Skopje para las manos de los búlgaros durante la Segunda Guerra Mundial. Volvería a estar nuevamente bajo el control yugoslavo, hasta que finalmente Macedonia conquistó su independencia el 8 de septiembre de 1991.

¿Le parecen demasiados acontecimientos para la historia de una pequeña ciudad? Pues os contamos que esto no es todo. Después de toda la destrucción causada por guerras constantes, en 1963 era la naturaleza la que mostraba sus armas en Skopje, en la forma de un terremoto de 6,1 en la escala de Richter. El resultado: más de mil muertos, 120 mil desalojados y el 80% de la ciudad destruida. Afortunadamente, la ayuda internacional llegó rápidamente y Skopje fue reconstruida en poco tiempo.

Pero sólo volvería a levantar completamente la cabeza ya en el siglo XXI, con el gran proyecto “Skopje 2014”, que dio a la ciudad el aspecto que tiene hoy y que les describimos en este artículo. En el marco de esta iniciativa se construyeron diversos monumentos, estatuas y edificios impresionantes de corte neoclásico, no siempre exentos de polémica. Construcciones que dan a Skopje un aire casi imperial, con muestras de querer olvidar las humillaciones del pasado y una voluntad enorme de avanzar hacia un futuro próspero y pacífico.

Pero, ¿qué os parece si empezamos nuestra visita de 24 horas, para conocer un poco mejor la Skopje de nuestros días?

rayita

Comenzamos el día en la plaza principal de Skopje, la plaza de Macedonia (Macedonia Square). Aquí encontramos la imponente estatua con más de 12 metros de altura de un guerrero en un caballo, que representa a Alejandro el Grande, montado en Bucéfalo.

plaza de Macedonia

Justo al lado encontramos también la Fuente de las Madres de Macedonia, que nos pareció curiosa principalmente por su contraste con los monumentos que la rodean, dedicados a los grandes héroes (masculinos) de la patria, como Alejandre Magno o su padre Felipe II. ¿Y no son las mujeres y las madres personajes imprescindibles en cualquier momento de la historia, en cualquier lugar? Aquí ese mérito se les reconoce.

Fuente de las Madres de Macedonia

A partir de aquí nos dirigimos hacia el famoso Puente de Piedra, considerado un símbolo de Skopje y uno de los principales elementos del escudo de armas de la ciudad. Atravesando el río Vardar, este puente une la zona oriental de la ciudad, de mayoría eslava, con la zona norte, donde vive gran parte del pueblo musulmán y donde se encuentra el Grand Bazaar.

Puente de Piedra, Skopje

Este es también el puente más antiguo de la ciudad. Su estructura original fue construida en el siglo VI, pero los doce arcos que vemos hoy resultan de la reconstrucción llevada a cabo casi 100 años después (en el siglo XV), por el sultán Murat II.

Puente de Piedra, skopje

Después de llegar a la otra orilla, no podemos dejar de visitar el Viejo Bazar de Skopje (más conocido como Old Bazaar), que es considerado el bazar más grande de los Balcanes.

Un enorme barrio lleno de tiendas, restaurantes y mezquitas, donde se respiran aires del pasado y de la presencia otomana en la ciudad. Y no es por casualidad que este es también conocido como el barrio turco y sigue siendo el lugar elegido por la mayoría del pueblo musulmán para vivir.

Viejo Bazar de Skopje

Esta es sin duda la mejor zona de Skopje para hacer compras, por precio y por la variedad que ofrece. Es un placer perderse entre sus calles estrechas, entrar en los pequeños talleres de artesanía y tiendas con todo tipo de souvenirs, visitar sus mezquitas y probar un plato tradicional en cualquier restaurante local (se encuentran menús por menos de 5 €).

Y después de atravesar el Viejo Bazar, tan pronto como salimos por la puerta norte, encontramos el mercado de la ciudad, con todo tipo de productos, desde alimentos a ropas y artículos de segunda mano. Si te dejas llevar por la curiosidad, como nosotros, puedes pasar aquí horas, entre un puesto y otro.

mercado de la ciudad de Skopje

Dejamos atrás el Viejo Bazar y empezamos a subir hacia la Fortaleza. Pero por el camino todavía visitaremos la Mezquita Mustafa Pasha, uno de los más famosos edificios otomanos de toda Macedonia.

Fue construida en 1492 por el sultán Selim I, pero sufrió graves consecuencias con el terremoto de 1963, que dejó marcas en la estructura del edificio hasta nuestros días. Desgraciadamente no pudimos visitar su interior, pero sólo por las vistas que ofrece y por la paz que la rodea (con un cementerio atrás), ya merece la pena.

Mezquita Mustafa Pasha, Skopje

Y ahora sí. Llegamos a la Fortaleza de Skopje, también conocida como Fortaleza de Kale. Es un punto de observación privilegiado, ya que se encuentra en el punto más alto de la ciudad y permite observar prácticamente todos sus edificios principales, así como el Río Vardar. Es otro de los símbolos de Skopje y también está representada en su escudo de armas y en la bandera de la capital macedonia.

Fortaleza de Skopje

Después de observar detalladamente la ciudad desde su fortaleza, y quedarse con una idea más clara de cómo está organizada, volvemos a recorrer las calles estrechas del Viejo Bazar para regresar casi al mismo punto donde empezamos este itinerario.

Pero ahora vamos a dar un paseo por las márgenes del río Vardar y descubrir todos sus puentes e imponentes edificios de estilo neoclásico, al sonido de la banda sonora proveniente de la Ópera de Skopje.

márgenes del río Vardar

Son varios los puentes que unen las dos márgenes del río Vardar, entre los cuales se encuentran el ya referido Puente de Piedra, el Puente de la Libertad o el Puente del Ojo, por ejemplo. Pero la que nos pareció más curiosa fue el Puente del Arte (Art Bridge), ya que concentra en escasos metros gran parte de la historia del arte de esta ciudad, con 29 estatuas de algunos de los más importantes músicos y artistas de esta capital balcánica.

Puente del Arte (Art Bridge)

Como decíamos antes, aquí mismo al lado está también la Ópera y Ballet de Macedonia. Un espacio contemporáneo y de estilo moderno, que contrasta con los edificios históricos y de corte clásico que lo rodean.

Ópera y Ballet de Macedonia

Uno de los edificios más representativos de esta majestuosidad arquitectónica de Skopje es el que acoge el Museo Arqueológico o Museo de la Lucha de Macedonia por la Soberanía e Independencia, inaugurado en 2011.

Sin duda, un lugar de visita obligada para todos los que quieran saber un poco más sobre la historia convulsa del país en las últimas décadas y sobre un conflicto que aún hoy permanece latente con las vecinas Grecia y Bulgaria (que se niegan a reconocer la República de Macedonia como país independiente).

Museo de la Lucha de Macedonia por la Soberanía e Independencia

Desde este punto nos dirigimos a otro símbolo del orgullo nacional. Vamos a la Puerta de Macedonia, que es una especie de Arco del Triunfo de 21 metros de altura, construído en 2011 para celebrar los 20 años de independencia del país.

Puerta de Macedonia

A escasos metros encontramos también la Asamblea de la República de Macedonia, en un edificio de aspecto bastante más austero. Construido en 1938, siempre funcionó como sede parlamentaria y fue testigo de diversas transiciones de gobierno a lo largo de las últimas décadas.

Asamblea de la República de Macedonia

Cruzando la avenida que pasa frente a la Asamblea, tenemos la oportunidad de observar uno de los monumentos más emotivos de la ciudad, dedicado a los Héroes Caídos de Macedonia, durante la guerra entre las fuerzas armadas nacionales contra el Ejército Nacional de Liberación Albanés. El conflicto duró casi un año (de enero a noviembre de 2011).

monumento a los Héroes Caídos de Macedonia

Y he aquí que llegamos a la casa de aquella que es probablemente una de las personas más queridas de Macedonia y con mayor reconocimiento internacional (a pesar de haber recibido varias críticas en una fase posterior de su vida).

Hablamos de la Madre Teresa de Calcuta, que aquí nació con el nombre de “Anjezë Gonxhe Bojaxhiu” el 26 de agosto de 1910. La Casa-Museo dedicada a la vida de la religiosa es uno de los museos más visitados del país (la entrada es gratuita). E irónicamente está situada en una de las calles más comerciales de Skopje (La calle Macedonia).

Casa-Museo Madre Teresa de Calcuta, Skopje

A pocos pasos encontramos una de las impresionantes iglesias ortodoxas de techos dorados de la ciudad, que también contrasta con los valores de simplicidad y desapego material defendidos por la misionera, a lo largo de sus viajes por el mundo. Pero no deja de ser un indicio de la tolerancia religiosa que reina en esta ciudad de los Balcanes.

iglesias ortodoxas skopje

Antes de que oscurezca, todavía tenemos que subir el teleférico hasta la Milennium Cross, una cruz monumental de 66 metros de altura. Desde aquí es posible disfrutar de una increíble vista sobre la ciudad y tomar las mejores fotografías panorámicas de todo el viaje (si el clima ayuda).

Además, es un lugar muy agradable para caminar y tomar un té caliente en el refugio situado en el punto más alto de la montaña Vodno, mientras observas las fotografías en la pared, con las conquistas de los mejores alpinistas nacionales.

Milennium Cross, Skopje

Una experiencia más que recomendable principalmente durante el invierno, ya que te permitirá disfrutar de un escenario mágico como éste:

Millenium-Cross Skopje

Ya empieza a caer la noche. Terminamos la tarde junto al edificio del Gobierno de la República de Macedonia. Y después de toda la opulencia que observamos un poco por toda la ciudad, no podíamos esperar menos de la sede del poder ejecutivo macedonio. También pintado de blanco (el tono predominante en la mayoría de los edificios gubernamentales en Skopje) y con detalles dorados, está rodeado de grandes columnas que nos recuerdan que Grecia está ahí al lado.

Un verdadero símbolo de ostentación y orgullo nacional, que contrasta con la simplicidad de las zonas más degradadas de la ciudad, mucho más cerca de lo que podemos pensar. Vale la pena pasar por ahí, pero te hace reflexionar, teniendo en cuenta que éste sigue siendo uno de los países más pobres de Europa.

edificio del Gobierno de la República de Macedonia

Para completar estas (casi) 24 horas de visita por Skopje, recomendamos un paseo nocturno por la ciudad, principalmente por las márgenes del río Vardar. Ya verás que con la llegada de la noche, esta zona adquiere un brillo especial …

Skopje por la noche

Hemos concluido este viaje con la sensación que, a pesar de las apariencias, falta mucho por hacer en Macedonia. Pero la capital es un reflejo de la autoestima nacional, del orgullo de una nación de luchadores, que tratan de levantar cabeza y seguir adelante, ante semejantes adversidades historicas, políticas y naturales.

Estaría bien volver dentro de unos años para ver cómo están las cosas. El turismo empieza a florecer en la ciudad (gracias a las compañías aéreas low cost) y la economía va dando señales débiles de mejora. En cuanto a la situación política del país y sus intentos frustrados de adhesión a la Unión Europea, preferimos no hacer comentarios. Pero una cosa es cierta: fuimos muy bien recibidos en Skopje y en Ohrid y, sin duda, los macedonios merecen un futuro tan risueño como ellos mismos.

1

 likes / 0 Comentarios
Compartir este post:

Comentar este artículo


Haz click en el formulário para bajar

Archivos

> <
Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec
Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec